Virtud, placer, dolor

La virtud moral […] se relaciona con los placeres y dolores, pues hacemos lo malo a causa del placer, y nos apartamos del bien a causa del dolor. Por ello, debemos haber sido educados en cierto modo desde jóvenes, como dice Platón [Leyes II 653a], para podernos alegrar y dolernos Continúa leyendo →

La educación de los hijos (I)

Mayores y con más estudios que nunca, los padres modernos también se sienten más inclinados a asumir un enfoque de “mejor practica” ante la educación de los niños, convencidos de que la gestión, la pericia y la inversión adecuadas producirán resultados óptimos. Ello es particularmente cierto en el caso de Continúa leyendo →

Más sobre “educación en valores”

Continuando con la cita anterior de Aristóteles, podemos leer ésta de Espinoza: […] no es extraño que la tristeza siga, en general, a todos los actos que usualmente se llaman “malos”, y la alegría a los que son llamados “buenos”. Pues […] se entiende con facilidad que ello depende más Continúa leyendo →

El silencio y la educación de los hijos (III)

Bueno, bueno; no creamos que Montaigne es tan rudo a partir de la cita anterior. También sabe ser civilizado: “En esta escuela del trato con los hombres, he observado a menudo este vicio, que en lugar de sacar conocimientos de los demás, solo intentamos hacer gala de los nuestros; y Continúa leyendo →

La educación de los hijos (II)

Una visión un poco más antigua sobre el asunto: “No basta con endurecerle el alma; es menester endurecerle también los músculos. Exígesele demasiado a aquella si no se la secunda, y harto tiene que hacer atendiendo a dos oficios. Sé cuánto jadea la mía en compañía de cuerpo tan débil, Continúa leyendo →