Esperanza y miedo vs. alegría y sabiduría

Miedo Apocalypto

Spinoza: “No hay esperanza sin miedo, ni miedo sin esperanza”. La esperanza es, por tanto, una alegría impregnada de tristeza. Por eso es una alegría inconstante. El sabio, pues, no espera. ¿Qué tendría que temer? ¿Quiere esto decir que está desesperado? En basoluto, ya que “la desesperación es una tristeza”. Continúa leyendo →

Deseo, esperanza y felicidad (II)

Esperanza

¿Qué es la esperanza? Es un deseo que se refiere a lo que no tenemos (a una carencia), del que ignoramos si será o no satisfecho, y cuya satisfacción no depende de nosotros: esperar es desear sin gozar, sin saber y sin poder. André Comte-Sponville, La felicidad, desesperadamente, Ed. Paidós, Continúa leyendo →

Virtud, placer, dolor

La virtud moral […] se relaciona con los placeres y dolores, pues hacemos lo malo a causa del placer, y nos apartamos del bien a causa del dolor. Por ello, debemos haber sido educados en cierto modo desde jóvenes, como dice Platón [Leyes II 653a], para podernos alegrar y dolernos Continúa leyendo →

Deseo, esperanza, felicidad…

“La vida oscila, como un péndulo, del dolor al hastío” [Schopenhauer]. Sufrimiento porque deseo lo que no tengo y sufro esa carencia; aburrimiento porque tengo lo que desde ese instante ya no deseo. […] [Pero] entre la felicidad esperada […] y la felicidad fallida, en otras palabras, entre la esperanza Continúa leyendo →

La educación de los hijos (II)

Una visión un poco más antigua sobre el asunto: “No basta con endurecerle el alma; es menester endurecerle también los músculos. Exígesele demasiado a aquella si no se la secunda, y harto tiene que hacer atendiendo a dos oficios. Sé cuánto jadea la mía en compañía de cuerpo tan débil, Continúa leyendo →