Comparte:

waterfallLos hombres, por mucho que les sonría la fortuna, no pueden decirse felices hasta que haya transcurrido el último día de su existencia, a causa de la inseguridad y volubilidad de las cosas humanas, que con ligero movimiento pasan de un estado a otro muy distinto.

Michel de Montaigne Ensayos, libro I, cap. XIX)

 

Considerada desde el punto de vista de nuestra pincelada sobre la felicidad, esta cita de Montaigne nos hace preguntarnos, de un modo más genérico, si un único acto (temblar de miedo ante la inminente muerte, por ejemplo) anula el valor de toda una vida (de valentía y felicidad, por seguir con el ejemplo anterior).