Senderismo: alegría del descanso, alegría de existir

Comparte:
Chorrera del Hornillo

Chorrera del Hornillo

Tras un día entero de marcha, el simple bienestar de estirar las piernas, satisfacer el hambre sencillamente, saciar la sed tranquilamente y contemplar el día que termina, la noche que cae despacio. El cuerpo sin hambre ni sed, sin dolor, el cuerpo en reposo, y sentirse vivo simplemente, todo ello le basta a la alegría más alta, de una intensidad pura, de una modestia absoluta: la de vivir, la de sentirse aquí, la de saborear la propia presencia y la del mundo en armonía.

Frédéric Gros, “Los estados del bienestar”, Andar. Una filosofía,
ed. Taurus, 3ª ed., Barcelona, 2015, pág. 153.