Senderismo desde Valdemanco al Cancho Gordo

Comparte:

Senderismo Valdemanco Convento San AntonioEl sábado 4 de febrero tuvo lugar la ruta de senderismo desde Valdemanco a La Cabrera pasando por el Convento de San Antonio en colaboración con El Sueño del Héroe. Pero como fuimos pocos los apuntados (Josephine, Alejandro y el Caminante) el consenso era más fácil, así que fuimos cambiando la programación sobre la marcha, un poco en función de la meteorología, un poco en función de nuestras ganas y fuerzas.

Comenzamos caminando por el GR-10, hacia el este. La primera variación fue visitar el castro arévaco del Cerro de La Cabeza, justo enfrente del Convento de San Antonio, mirando hacia el sur. Había que caminar con mucho cuidado por encima de las rocas, pues estaban mojadas y más de un resbalón tuvimos. El castro consistía en una serie de montones circulares de piedra (las ruinas de las viviendas), algunos con cierta profundidad y restos de un muro que cerraba la entrada  al castro entre unas grandes rocas. El poblado estaba situado en un punto estratégico para evitar su localización y facilitar su defensa.

Senderismo Valdemanco Cancho GordoDespués volvimos hacia el GR por el mismo camino y fuimos a visitar el Convento. En él viven 3 misioneros, no monjes, identes (identes, porque se identifican con Cristo en su misión de anunciar el Evangelio). Uno de ellos, Amadeo, nos guió por el interior explicándonos a grandes rasgos la historia: templo románico del s. XII, estuvo regentado por los benedictinos hasta el siglo XIV y después por los franciscanos hasta la Desamortización de Mendizábal, con el paréntesis de la Guerra de la Independencia, en el que los franceses se dedicaron (según Amadeo) a saquearlo y destruirlo. Posteriormente perteneció a descendientes de Goya y al doctor Jiménez Díaz. Finalmente volvió a la orden franciscana, la cual se lo cedió temporalmente a los misioneros identes. Podéis ver fotos en el vídeo de más abajo.

La siguiente variación fue desechar la opción de llegar a La Cabrera y subir hacia la cuerda de la Sierra de la Cabrera en dirección al Cancho Gordo, al menos eso indicaba una indicación en madera. Como sospechábamos que primero subiríamos al collado que separa el Gordo de La Bola, regresaríamos por detrás hacia Valdemanco. La cuestión era dónde y cuándo parar a comer, pues era pronto, pero no convenía empezar a subir con la tripa llena, ni llegar hasta el nivel de la niebla, porque eso sí, las nubes bajas nos acompañaron casi todo el día. Así que entre jaras y enebros subimos hasta el collado, comimos y como hacía frío no holgazaneamos mucho.

Aquí, tuvo lugar una variación sobre la variación anterior: decidimos subir al Cancho Gordo. Y subimos a buen ritmo para conjurar el frío que se nos metió en el cuerpo mientras comíamos. Mucho viento en la pequeña planicie que hay antes de llegar a la cima. A lo largo de las dos subidas pudimos contemplar las maravillosas formaciones graníticas de esta pequeña sierra tan parecida a la Pedriza.

Continuamos bajando por un camino distinto que nos llevaba hasta el PR-13 y siguiéndolo nos llevó de nuevo a Valdemanco, donde nos esperaba un café calentito. A continuación os dejamos un vídeo con fotos de la jornada: