Comparte:

Por su interés reproduzco unos comentarios particulares que me ha hecho Miguel Ángel Vázquez Villagrasa al hilo de la pincelada sobre la iluminación:

Se me ha ocurrido que quizá sea de tu interés la obra de Idries Shah. Toda, pero un lugar por donde empezar podría ser su obra sobre “Los Sufís”, prologada y escrita a petición de Robert Graves. La importancia de dicha obra -y las demás- trasciende por completo la temática “sufí”, dado que explica o permite asomarse a muchas cuestiones tratadas de soslayo, o muy superficialmente, por la Historia de la Filosofía, e incluso por ciertas Filosofías. Aunque la sola lectura -o el “estudio”- de su obra no otorga autoridad alguna para hablar sobre ciertos temas, sí permite por lo menos una cierta agudización sobre el uso de diversos materiales: sobre todo, que uno, desde la situación de la que parte, no puede “agotar” su significado al modo de “esto quiere decir esto” o “esto en realidad significa esto otro”. Esto no es, por cierto, ninguna “crítica”, simplemente creo que su lectura podría beneficiar de algún modo.


Por cierto que el cuadro de Friedrich usado en el blog también podría apuntar a algo más. Aunque no haya guía ni promesa de iluminación o comprensión final, sí sugiere la existencia de algún lugar desde el que se ve por encima de las nubes (de la confusión, por ejemplo): la comprensión, la iluminación. La comprensión, por ejemplo, de que no existen los días nublados en sí, sino zonas encapotadas bajo ciertas circunstancias, a ciertas altitudes, etc., ya que por encima de ellas… Siempre hace sol.