Senderismo y eternidad

Caminando no se hace más que caminar. Pero no tener que hacer nada más que caminar permite recuperar el puro sentimiento de ser, redescubrir la simple alegría de existir; la que constituye la esencia de la infancia. Así, la marcha, al liberarnos de carga, al arrancarnos la obsesión del hacer, Continúa leyendo →