Esperanza y miedo vs. alegría y sabiduría

Miedo Apocalypto

Spinoza: “No hay esperanza sin miedo, ni miedo sin esperanza”. La esperanza es, por tanto, una alegría impregnada de tristeza. Por eso es una alegría inconstante. El sabio, pues, no espera. ¿Qué tendría que temer? ¿Quiere esto decir que está desesperado? En basoluto, ya que “la desesperación es una tristeza”. Continúa leyendo →

Deseo, esperanza y felicidad (II)

Esperanza

¿Qué es la esperanza? Es un deseo que se refiere a lo que no tenemos (a una carencia), del que ignoramos si será o no satisfecho, y cuya satisfacción no depende de nosotros: esperar es desear sin gozar, sin saber y sin poder. André Comte-Sponville, La felicidad, desesperadamente, Ed. Paidós, Continúa leyendo →

Deseo, esperanza, felicidad…

“La vida oscila, como un péndulo, del dolor al hastío” [Schopenhauer]. Sufrimiento porque deseo lo que no tengo y sufro esa carencia; aburrimiento porque tengo lo que desde ese instante ya no deseo. […] [Pero] entre la felicidad esperada […] y la felicidad fallida, en otras palabras, entre la esperanza Continúa leyendo →

Amor, enamoramiento, deseo…

Acuérdense de Proust, de En busca del tiempo perdido: “Albertine presente, Albertine desaparecida…”. Cuando no está, sufre atrozmente: está dispuesto a todo para que vuelva. Cuando está, se aburre: está dispuesto a todo para que se marche. Nada más fácil que amar a quien no tenemos, a quien nos falta: Continúa leyendo →

Más sobre la caridad

[…] san Agustín y santo Tomás, comentando el himno a la caridad [san Pablo, Primera epístola a los corintios, XIII], mostraron perfectamente que, de las tres virtudes teologales [fe, esperanza y caridad], la caridad no sólo era la más importante de las tres, como decía san Pablo, sino la única Continúa leyendo →