Odio

Un rostro que refleja odio es muy contrario a la naturaleza. Cuando los arrebatos se producen con frecuencia, la belleza del rostro muere y termina por extinguirse, pues pierde su poder de iluminación. (Marco Aurelio, Meditaciones, VII – 24)