Senderismo por Braojos de la Sierra: molinos y restos de la Guerra Civil

Comparte:

Senderismo por Restos dela Guerra CivilEl pasado sábado, 18 de marzo, repetimos la ruta por los restos de la Guerra Civil en Braojos de la Sierra. Esta vez gozamos de un tiempo espectacular y pudimos realizar la excursión completa. La hicimos en el sentido inverso al de la otra vez, visitando primero el Molino de Gascones, que bien parece haber sido víctima de la guerra por su estado ruinoso, de hecho da miedo entrar, no vaya a ser que se te caigan encima las vigas carcomidas y las tejas rotas y cortantes. En él se pueden apreciar una muela y una tolva casi en la entrada y un par de mecanismos de molienda más al fondo. Es curioso el cubo que alimentaba de agua al molino pues se trata de un tubo metálico que desciende desde varios cientos de metros colina arriba, hasta donde llega la acequia de la Trocha. Por supuesto, ni hablar de entrar en la sala de “máquinas” (donde el agua movía el molino), ya que se encuentra bajo la de molienda.

Posteriormente seguimos el cubo hasta la acequia, una acequia que recorre toda la ladera desde el Molino del Vadillo. Subimos hasta la loma de Los Cerrillos, antiguo descansadero pecuario (ésta era una zona de transhumancia y por ella pasan cañadas, cordeles y coladas), donde podemos encontrar los primeros restos de la guerra: observatorios. Cerca de la cima encontramos un búnker observatorio con aledaños soterrados. Y entre ellos y otros tres más un complejo trazado de trincheras de comunicación, siempre en zig-zag.

Senderismo por Restos dela Guerra CivilEl último de estos cinco observatorios también fue el último que vimos en la excursión anterior. Pero el camino que hicimos no fue a la inversa, sino que para evitarnos la pronunciada subida buscando los restos, lo que hicimos fue subir por la pista y seguir el curioso trazado de la Cañada de la Puente Ancha hasta el Collado Mediogrande, lugar en el que comimos, para después descender toda la loma visitando el poblado militar hasta la pista, de nuevo.

El regreso lo realizamos bajando hasta el Molino del Vadillo, siguiendo después la pista asfaltada hasta Braojos, donde nos esperaba un café.

Os dejamos con unas fotos de la ruta y un enlace a la excursión anterior, pasada por agua y nieve:

Senderismo y arqueología de la Guerra Civil en Braojos