town-sign-822236_640Lo utilitario se relaciona con el «tener»; lo intrínsecamente útil con el «ser». Así, las actividades utilitarias aumentan nuestro haber, nuestras tenencias: a través de ellas adquirimos todo tipo de logros, de posesiones (materiales o sutiles), y desarrollamos las habilidades físicas y psíquicas que nuestro ego tiende a considerar también como «posesiones», como parte de su haber. Pero solo las actividades valiosas per se, que no se orientan exclusivamente hacia la obtención futura de ciertos logros o resultados, permiten el crecimiento de nuestra esencia; solo estas últimas satisfacen nuestra necesidad de ser en plenitud.
Mónica Cavallé, La sabiduría recobrada, Ed. Kairós, 2011, pág. 34.
Comparte: