Comparte:

“Cuando veáis a un hombre honrado, intentad imitarlo. Cuando veáis a un hombre que no es honrado, examinaos a vosotros mismos” [examinad si no tenéis los mismos defectos].

(Confucio, Analectas, 4.17).

Confucio (China, s. VI a C)