Comparte:

woman-570883_640La alegría no es la contemplación satisfecha de un resultado realizado, la emoción de una victoria, la satisfacción de haberlo conseguido. Es la señal de una energía que se despliega en la soltura, es una afirmación libre: todo es fácil. La alegría es una actividad: ejecutar fácilmente aquello que es difícil y que ha llevado tiempo, afirmar las facultades de la mente y del cuerpo. Alegrías del pensamiento cuando encuentra y descubre, alegrías del cuerpo cuando realiza sin esfuerzo. Por ello también, al contrario que el placer, la alegría aumenta con la repetición, y se enriquece.

Frédéric Gros, “Los estados del bienestar”, Andar. Una filosofía,
ed. Taurus, 3ª ed., Barcelona, 2015, pág. 152.