Sobre la felicidad

Actas del taller de Filosofía Práctica (3ª sesión, 21-09-2015)

Información del taller: https://www.elcaminanteysusombra.com/taller-filosofia-practica/

Todas las actas: https://www.elcaminanteysusombra.com/category/blog/actas-talleres/filosofia-vollmond/

laughter-449781_640Siguiendo el programa establecido en la primera sesión, hoy tocaba hablar sobre la felicidad.

  1. “M”
    1. ¿Qué entiendes por felicidad?
      1. Un estado mental, anímico, físico-químico, placentero.
      2. Que no se puede poseer indefinidamente; son momentos breves, fugaces. Por eso, tal vez, siempre lo estemos buscando.
      3. Lo que causa la felicidad puede cambiar de unos a otros, pero todos buscamos estar felices.
      4. No obstante, contiene algo de nuestro interior; un ¿autoconocimiento profundo?
    2. ¿Cómo vives esa búsqueda de la felicidad?
      1. Es un ejercicio diario.
      2. La busco a fuerza de voluntad
      3. Cuestionando mi persona, mis actos.
        1. No estamos aquí por estar.
        2. Pero tampoco estamos predeterminados.
        3. Nosotros mismos hemos de darle un sentido a nuestra vida.
    3. ¿Cómo relacionarías la felicidad con el azar?
      1. Por ahí puede llegar la sorpresa. Podemos llegar a estar felices sin buscarlo, por azar.
    4. Dejaremos, para la siguiente sesión, la pregunta de si el azar podría llevarnos al autoconocimiento (en la medida en que éste se alcanza a través de la voluntad) y, por ende, a estar felices.
  2. “E”
    1. ¿Qué entiendes por felicidad?
      1. Una alegría sin objeto.
      2. El placer y la alegría se distinguen por el nivel o capa del ser humano en el que se experimenten, desde el nivel biológico (placer puro) al espiritual (alegría pura).
      3. Pero ambos conllevan tres aspectos:
        1. Un contacto, comunicación, no aislamiento.
        2. Un llenar (ese contacto nos llena).
        3. Un soltar, desprenderse, liberarse.
      4. Sin embargo, en el último de los niveles, por encima del espiritual, sólo puede haber desprendimiento, libertad: la felicidad es la libertad respecto del ego. Somos felices en ausencia del ego. Por ello no todo el mundo busca ser feliz.
        1. El ego es una idea falsa de lo que somosromper-cadenas
        2. Su mecánica opera a través de:
          1. Miedos
          2. Apegos
          3. Creencias falsas
      5. Una vez liberados de todo, solo queda el vacío, un vacío que llena. Es difícil explicarlo, hay que experimentarlo.
      6. Somos el espacio donde ocurren las cosas, somos el vacío. Suena a místico, sí.
    2. ¿Cómo vives esa búsqueda de la felicidad?
      1. Intento no perder ese espacio de vista. Esto es una metáfora, ese espacio no se puede ver (el ojo no puede verse a sí mismo). Es una manera de mirar.
      2. Intento desprenderme de
        1. la necesidad de poder
        2. la necesidad de saber
        3. la necesidad de ser querido
      3. Intento ser libre. Cuando se consigue, esa libertad conduce (o es) amor.
    3. Relación con el azar.
      1. Esta idea de la felicidad como libertad, como desprendimiento, sería precisamente la idea de azar contrapuesto a la intención: actuar sin intención, dejarlo todo en manos del azar; el azar es el mejor regalo para la felicidad.

people-882078_640Hasta aquí la sesión.

Cabe observar, sin embargo, que:

  1. Ambas concepciones de la felicidad son distintas y hasta se contraponen:
    1. Estado placentero (M) vs. Distinción placer/felicidad (E)
    2. Todos buscan ser felices (M) vs. No todo el mundo lo busca (E)
    3. El autoconocimiento y el sentido de la vida como fuente de la felicidad (M) vs. Desprendimiento del saber y del poder (E)
    4. Ejercicio voluntario como método para alcanzarla (M) vs. La experiencia del vacío interior, del silencio (E)
  2. Desde el punto de vista teórico aparentemente la concepción de “E” es más potente que la de “M”, pues es capaz de envolverla, es decir, de dar cuenta de ella como uno de sus propios momentos o aspectos:
    1. El estado placentero (M) se produciría en los niveles inferiores del yo (E).
    2. La búsqueda de la felicidad de muchos (M) sería una búsqueda errada por la negación a abandonar sus miedos y apegos (E).
    3. El autoconocimiento (M) habría de ser abandonado por engañoso, habría que liberarse del saber (E)
    4. No hay que conocer, sino experimentar.
  3. Esto se debe a que la concepción de “E” no es una teoría, sino una doctrina filosófica. Entiéndase por doctrina una concepción que engloba ideas que envuelven a, o van más allá de, los conceptos surgidos de los fenómenos “felicitarios”. Estos fenómenos son aquellos estados mentales, anímicos, físico-químicos de los que habla “M”. Pero esos fenómenos ocurren en las personas, en el “yo” de las personas. Y mientras que “E” posee una concepción del yo (y de ideas asociadas), “M” manifiesta no tenerla, sino que precisamente, anda buscándola.
  4. Desde el punto de vista práctico habría que hacer unas matizaciones:
    1. No confundir práctico con “efectivo”, es decir, no vamos a entrar en cual de las dos concepciones produce más felicidad “real”, si es que tal felicidad pudiera medirse (por ejemplo, a través de los niveles de endorfinas segregados). Lo cual ya supondría una determinada concepción biologicista de la felicidad. Por práctico entendemos “hacer”.
    2. Habría que decidir si el “no hacer”, el “dejarse llevar”, “no saber”, “no ejercer poder”, que propone “E”, es ya un hacer, algo práctico.
    3. Pues “M” considera que hay que buscar un sentido a nuestra vida. Por sentido entendemos algo hacia lo que nos dirigimos, por lo tanto, requiere de una acción o acciones. La idea de “sentido de la vida” es una idea práctica que, una vez concretada, podría servir como arma contra la doctrina de “E”, para el cual, nos atreveríamos a decir (y esto habremos de hablarlo con él) que el sentido de la vida sería esa especie de nirvana, esa liberación, desde la cual se vería cualquier otra “práctica felicitaria” como un samsara, un ciclo de continuas caídas en la infelicidad y elevaciones a la (aparente) felicidad, que es la concepción de “M”.

Continuaremos sobre ello en la próxima sesión, lunes 28 de septiembre de 2015.

 

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *